domingo, 20 de noviembre de 2016

La Maldición del Encasillamiento


¿Conoces la diferencia entre un actor encasillado y un escritor igual?
Vamos por partes.
¿Han escuchado las declaraciones de los actores Brad Pitt, Robert Pattinson o David  Schwimmer?
El primero dice que jamás volvería a interpretar a un vampiro como Louis ya que la considera de sus peores experiencias, el segundo dice algo similar o hasta peor, ya que se ha atrevido a hablar hasta de la autora misma de los libros ya que según él, trabajar en la famosa saga de vampiros ha sido de lo peor que le ha pasado, es una época que jamás volvería a revivir y algo de lo que no le gusta hablar ya que no habla sólo de la historia en sí sino de lo atormentado de su personaje cosa que a él mismo le afectó hasta como actor y en el caso de David pues… dice que la fama le arruinó también la vida a tal extremo que después (y aún rodando) su participación en la famosa serie de comedia “Friends” no sólo vivió en depresión sino que no pudo encontrar otro trabajo y lograr que lo "desprendieran" de su personaje de Ross ¿y todo lo anterior a qué se debe? Al “encasillamiento” del que los actores son objeto a partir de interpretar una famosa película o un famoso personaje.
David dice que es triste ir por la calle y que le griten “Ross” cuando su nombre es David, se entiende que los fans son fans pero en su fanatismo no se ponen a pensar en el daño psicológico que le hacen a sus actores preferidos y esto es la vida real no es ficción y de ahí tomé el título del artículo.
Y no sólo pasa en las películas también en la vida real como en el caso de los libros en donde la moda es buscar a los protagonistas de carne y hueso porque al lector parece ya no ayudarle la poca imaginación sino que debe de ir “junto a la promoción del libro" la imagen de los actores y actrices como ejemplo de lo que la autora quiso dar a entender. Hace algunos años escribí un artículo sobre esto de los personajes de carne y hueso y la controversia que puede crear (o los problemas legales que pueden recaer) porque en el “juego” no pensamos en eso, sencillamente tomamos a fulana y mengano porque nos parecen buenos intérpretes, hacemos al fan art y comenzamos a promocionar en la redes sociales. Hasta ahí todo bien pero muchas veces salen a la carga “fans” que porque su autora tiene a fulano o a fulana ya no quieren que otra lo tenga, incluso la molestia llega a las mismas escritoras y les cuento un caso, hace unos años una autora comenzó a promocionar un libro y cuando en los arts presenta a sus protagonistas dice que por privado la contacta otra pidiéndole retirar a X persona porque ella lo o la tiene, la otra obviamente le dijo que no lo iba a hacer porque ella los había escogido desde hacía tiempo atrás sin poder publicarlos así que no lo iba a hacer, la otra se molestó y no sé que más diretes hubieron, el caso es que se retiraron la amistad (supongo que a este tiempo ya deben ser “amigas” otra vez) pero ¿no les parece esto una estupidez? ¿Acaso no es infantil? Ni la una ni la otra son dueñas de fulano o mengana ¿y se enemistan por pelearlos? Cuando supe del caso me reí pero no hay quien falta llevar estas cosas al extremo y de eso también he sido testigo y vivido en carne propia.
Encasillar a X actor como “Pedro Pérez” el prota de X libro escrito por X autora no es nada sano y menos para el lector porque recuerden que la mente es un arma poderosa y una persona obsesionada no es para tomarla a juego, una cosa es hacerlo como mero ejemplo pero NO es un asunto oficial. Los autores renombrados no escriben un libro y al mismo tiempo se están quebrando la cabeza pensando en “quien” podría interpretarlo, yo no he sabido que S. King y Dan Brown se hayan tirado las cacerolas peleándose a Tom Hanks, yo creo que Anne Rice nunca se imaginó que su sexy trío de vampiros fueran Tom Cruise, Brad Pitt y Antonio Banderas, creo que George R.R. Martin tampoco se imaginó ni siquiera que su continente ficticio fuera a existir en la pantalla saliendo de sus libros, debe ser emocionante para un autor ver a sus personajes ya en la realidad pero ellos NO escribieron teniendo a fulano o a fulana en la cabeza, lo que cuenta es el personaje creado por él no quien lo vaya a interpretar después.
Así que yo insto a ser menos infantiles, momentos para juego son sólo eso pero cuando se debe hablar en serio a veces se duda hasta de la capacidad mental de ciertas personas, porque por ejemplo Johnny Depp es Jhonny, no es ni Pablo, ni Juan, ni Ignacio. Julia Roberts es Julia, no es María, ni Teresa, ni Griselda ¿me doy a entender? Encasillar a un actor es una maldición y el más afectado es el lector (en el caso de los libros) y el mismo actor (en el caso de su interpretación) porque el daño psicológico es el mismo y así como los que mencioné al principio del artículo también hay otros cuya carrera ha sido afectada por el mismo motivo, asunto del que no les gusta hablar.
¿Conoces actores encasillados en algún personaje?
Es momento de rescatarlos, salvarlos y darles el lugar que se merecen, su lugar como persona real, no cómo un personaje ficticio. Ahora bien ¿conoces a autores con el mismo problema?
El encasillamiento de los escritores no es otro más que el no poder salir de determinado libro, le dan cuerda y cuerda a la misma historia al derecho y al revés, que si es precuela, que si es secuela, que si spin off, que si las cruzan en fin, más de alguna rueda los ojos también porque sí, esto también es un “encasillamiento” muchos autores tienen varios libros, unos gustan más que otros, incluso son más conocidos por uno que por otro y por esa sencilla razón ya están encasillados y lo peor es que no podrán salir de esa condición. Hay autores que escriben X historia y gusta mucho, tanto que se puede pasar un año hablando de lo mismo, pero cuando escribe otro libro ya no es igual que el anterior y su calidad baja así como su “prestigio” ¿Qué pasa entonces? Se ve obligado a volver a la primera historia y ver que más puede sacar ¿para qué? Para volver a tener la atención que tenía al principio y esto ya parece una moda. ¿Ejemplos claros? Hay varios, a la autora J.K. Rowling todo el mundo la conoce por su famoso Harry Potter pero ¿Y su vacante imprevista? ¿E.L. James tendrá algo más que Grey? El mismo George R. R. Martin tiene muchísimos libros de ciencia ficción pero sin duda la fantasía medieval que creó con "Canción de Hielo y Fuego" parece superar lo demás y por ende aunque tenga más libros el autor se conoce sólo por "Juego de Tronos" La misma S. Meyer parece no poder salir de su Crepúsculo ya que escuché ahora sobre un "remake" que se piensa hacer, en fin como ven esto no es invento sino una realidad.
En la revista hablé sobre el “Spin Off” y aunque muchas autoras niegan que lo que hayan escrito es una “continuación” no se ve en si como tal si se trata de los personajes secundarios pero si se mencionan los personajes de los libros anteriores me parece que como sea entonces si es una continuación porque sabemos más allá de como quedaron dichos personajes en el libro anterior (hablando de los protagonistas.) Este tema puede generar controversia porque la idea no deja de ser la misma, haber vuelto al primer libro y sacar a fulano y fulana y hacerles sus libros propios, una parte porque así lo quieren las “fans” y otra porque también la escritora accede pero el asunto es el mismo, y se llama “encasillamiento” y como dicen algunas lectoras “exprimir la vaca hasta donde dé” o en su defecto “a la gallina de los huevos de oro”
Es una lástima que el mérito se quede en determinado libro, bilogía, trilogía, serie o saga y que cuando se intente hacer algo nuevo la calidad decaiga haciendo que el autor regrese a sus bases, muchas veces todo está en la cabeza y en simples opiniones, cada historia escrita debe ser única e independiente, de eso se trata ser escritor pero estarle dando cuerda al mismo tema una y otra y otra vez cuando ya en el libro hubo un “final” se puede dudar de la credibilidad de dicho autor y su capacidad de crear cosas ya diferentes y muy aparte de lo que había escrito. Seguramente no esté exenta de situaciones similares y hay quienes se molesten por mi opinión y comiencen a tergiversar todo como siempre pero no negarán que digo la verdad y como sea algunas estarán de acuerdo.
Ten claro al momento de crear una historia qué quieres ¿serie o saga? ¿Precuela y secuela? Esto no es malo, el escritor decide pero dale un final real, lo feo y lo malo es estar jugando con los lectores y mira bien si te estás encasillando en X libro porque aunque escribas una biblioteca completa, sencillamente serás conocida por el libro X como sucede con muchos autores.
¿Ya tienes claro lo que es la maldición del encasillamiento? Rompe esa cadena.

domingo, 18 de septiembre de 2016

¿Autores con complejo de Willy Wonka?

Este artículo forma parte de la séptima edición de la revista Letras Prohibidas   y se lo cedo gustosamente a las Irreverentes. Me alegra que a algunas personas le haya gustado y hasta hayan tarareado la famosa canción del chocolatero y aunque me dicen que el título no debía ser pregunta sino afirmación el asunto es no para generalizar ni crear polémicas, solamente es mi opinión personal al tema. ¿Ya sabes de qué se trata? Pues pasa a leer tal y como fue publicado:
Sin ánimo de críticar pero es imposible no comentar sobre este asunto cuando son los mismos lectores quienes se encargan de darle cuerda al tema. Me puse por curiosidad a saber de qué se trataba y al darme cuenta lo bauticé “síndrome Wonka” porque debía asociarlo con algo. ¿Saben quién es verdad? Willy Wonka es un personaje ficticio creado por el autor británico Roald Dahl para dos de sus libros y el más famoso es el llamado “Charlie y la fábrica de chocolate” el cual ha sido llevado a la pantalla en dos ocasiones. ¿Pero que tiene que ver esto con lo que comenté al principio? Si se dan cuenta hace mucho en otro artículo hice una mención sobre esto y como siempre pasa, el asunto ha ido en aumento. Lo que llamo “el complejo Wonka” o el “síndrome Wonka” es para referirme a la obsesión o competitividad que tienen algunos autores por publicar “libros” cada media hora (no es sarcasmo es metáfora) o sea que parecen tener la fábrica pero en vez de chocolates son libros.
Algunos lectores ya han dado su opinión al respecto, inclusive algunos autores también y no creo que lo hagan por molestia y problemas del ritmo a la hora de publicar sino porque lo que algunas personas ven es precisamente lo que acabo de mencionar, “pura competitividad” aunque no escriban los mismos géneros. Y es que algunos autores quieren sobresalir y piensan que porque tengan la “cartera llena” y exageradamente publiquen de quince a veintitantos libros anuales eso los convierte en superdotados y únicos, pues no, nada de eso, cantidad y calidad son dos cosas muy diferentes y psicológicamente esto no es más que una especie de “baja autoestima por sentimientos escondidos” y la única manera que el individuo tiene como salida es llamar la atención como sea y sobresalir, cree que diciendo “publico “tantos” libros al año” o “soy autora de “treinta” obras en dos años de carrera” y lo peor, no ha terminado de publicar uno cuando ya está anunciando otro, eso no es nada creíble a menos que sean historias que las haya escrito años y años atrás y que hasta ahora decida publicar. Una persona decía: “quieren imitar a Corín Tellado o a Bárbara Cartland pero no en calidad sino en el afán de romper récord cuando lo único que dejan claro es el egocentrismo que se cargan”
Y es que —vale aclarar— no es malo, si tienes una inmensa comezón por escribir se entiende, si deseas publicar a cada rato es cosa del individuo el problema es que esto genera muchas dudas y obvio comidilla porque la resolución es la misma “el competir”
No es  que se trata de escribir una novela a la semana como puede darse el caso entre los auto-publicados, no se trata de “demostrar ser prodigio” o hacer ver lo prolífica que puede ser sino que lo que más salta a la vista es como vuelvo a decir “el deseo de competir” aunque muchas lo nieguen. Somos muchas las autoras que tenemos títulos y géneros variados, unas sólo escriben contemporánea, otras sólo histórica, otras sólo suspenso y paranormal y otras mezclamos de todo un poco ¿por qué? Porque para comenzar esas son las lecturas preferidas, si lees erótica es lógico que escribirás lo mismo, si lees misterio te interesará mucho escribir sobre eso, si amas la histórica pasarás más en el pasado que el presente como me pasa a mí pero el tema aquí no es escribir sobre lo que nos gusta leer sino “el vertiginoso ritmo aplicado” al escribir que no da tiempo ni para respirar.
Un autor que publica máximo cuatro o cinco títulos al año es creíble aunque los más famosos van de uno a dos por año y los lectores siempre están allí aunque se desesperen porque desean leerlo, el publicar “corriendo” en mi opinión no es la manera de mantener la atención del lector aunque algunos “por aburrimiento” pierdan el interés, un interés que al saber que fulano pronto publicará le hará levantar el ánimo otra vez. Otras para mantener ese suspenso lo que hacen es “variaciones” de sus propias obras ya publicadas, unas aplican el llamado “spin off”(artículo de la edición anterior) otras un “remake” como una reconstrucción o readaptación de algo ya existente, otras van por el “cruzar” historias o sea tomar personajes de los libros y ponerlos en otra historia, algo parecido al spin off, algunas lectoras hablan sobre el “auto-plagiarse” y es coger una historia propia, hacerle uno que otro cambio y publicarla como nueva, a esto le llaman también “copy-paste” o sea copiar y pegar y aunque algunas lectoras se conforman con algo así otras no y es aquí donde las críticas comienzan a saltar.
El autor S. King menciona algunas pautas si deseas convertirte en escritor y creo que es justo mencionar algunas en este artículo.
1. Para ser escritor primero eres lector pero el ritmo justo para leer es de ochenta a ochenta y cinco libros por año. Lo que significa entre uno o dos libros por semana tomando descanso entre lectura.
2. Como escritor no puedes escribir en menos de tres meses tu primer borrador ni tampoco pasarte de este tiempo, él habla de estaciones y el proceso de escritura debe durar una estación aparte de que después necesitas mínimo seis semanas para que dicho borrador descanse y luego retomarlo.
3. Primero escribe para ti y luego para los demás en el primer borrador, cuando revisas por segunda vez entonces puedes hacer los cambios que estimes pero la primera regla es “escribir para ti.”
4. Debes tener un estilo propio al escribir sin copiarlo de alguien más ya que ese es el peor error. Se tú no la copia de otro.
5. Y el quinto bueno es algo parecido al #3 y que escribas para ser feliz “tú” no para hacerte rico ni popular ni tener fans, enriquece primero tu vida sin pensar en la fama, escribe de manera sincera sin preocuparte por lo que van a pensar los demás, no busques agradarle a nadie.
Excelentes consejos ¿no crees? Así que nada de formar parte de la fábrica de Willy Wonka y escribir por sobresalir publicando cada semana que no se trata de columnas o artículos de revista o periódico sino de nuestro propio nombre y prestigio. No le llames libro a algo que no pasa de las 150 páginas, eso se llama relato y será otro tema, un libro de verdad no se escribe a la carrera y necesita de muchos factores, lo bueno se hace esperar así que toma un tiempo serio y sé una persona seria, escribe historias con buena trama y peso y más que todo originales sin valerte de los personajes ya creados en tus otros libros, una cosa como digo son los spin off y otra hacer historias aparte pero utilizando mismos personajes a menos que se trate de una serie como las aventuras de un protagonista como el famoso James Bond, Indiana Jones, Robert Langdon o cualquier otro. En mi opinión mantener la atención del lector no es publicar de esa manera.

In memoriam... Gene Wilder 1933-2016 




Propiedad Intelectual

Todo el contenido del blog está protegido por derechos de propiedad intelectual. Queda rigurosamente prohibida la reproducción parcial o total por cualquier medio o procedimiento, sin la autorización escrita y legal de los titulares del Copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes. Cada autora es dueña y responsable de sus publicaciones y podrá emprender las acciones pertinentes si ve vulnerados sus derechos.

Lo último en los blogs de nuestras irreverentes