lunes, 18 de enero de 2016

Leer libros gratis sin piratear ¡sí es posible!

A riesgo de que piensen que ando obsesionada con el tema, quiero hacer este post para no desaprovechar el impulso de mi anterior reflexión y tratar de generar un poco de conciencia sobre la piratería.

Como lo señalé antes, el asunto de la piratería va mucho más allá de una simple descarga de una novela por parte de un internauta. En realidad, es un negocio turbio que nos afecta a los autores. Los lectores no se dan cuenta de que son el instrumento que usan los ladrones para lucrarse y tampoco son conscientes del daño que le hacen a sus autores preferidos. Por cada descarga ilegal, un ladrón está ganando y el autor está perdiendo.

Quizás lo que perjudica aún más es la descarga de libros piratas en masa, sin que haya una intención real de leerlos todos. Quiero que quienes han acudido a descargas ilegales reflexionen un segundo sobre las siguientes preguntas: ¿has leído todo lo que has descargado, o tienes una colección de ebooks “pendientes” por leer? ¿Cuántas veces has descargado un libro “por si acaso, dicen que es bueno, algún día lo leeré”? Puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que la mayoría no lee ni el 10% de lo que descarga. No obstante, sus descargas hacen que el ladrón gane dinero lo cual va en detrimento del trabajo del autor.

En el sitio OCU tienen información importante sobre el asunto de la piratería, con cifras que suelen ser alarmantes.



En muchos lugares online he leído reflexiones sobre lo poco que puede llegar a costar un ebook: desde $0.99 USD y la mayoría no pasan de $3.50 USD. Por más bajo que sea el precio, si implica costo, algunas personas lo piensan dos veces. En muchas ocasiones la excusa es que no tienen tarjeta de crédito o son personas muy jóvenes que no tienen a su disposición medios para pagar.

Supongamos que no hay dinero, que la única opción es leer de manera gratuita. ¿Se puede leer gratis sin acudir a la piratería? ¡Claro que sí! En este post quiero mostrar algunas vías que permiten acceder a textos gratis de manera legal.


1. Lugares de distribución gratuita de libros

Existen muchos lugares en los que se pueden descargar distintos tipos de obras sin infringir la legalidad. El sitio anteriormente citado ofrece una lista de 20 lugares para encontrar miles de libros gratis  y legales. También la página  Genbeta presenta 23 webs en las que se pueden descargar libros de manera gratuita sin caer en la piratería. 



2. Promociones de los autores

Ahora bien, alguien podría decir “pero en esos sitios recomendados no encuentro obras del género literario que me gusta leer” (cosa que dudo). Pues bien, si tienes autores favoritos estarás pendiente de sus sitios como Facebook, Twitter, blog o web y sus otros sitios en Internet, incluso podrás estar pendiente de sus novedades en las librerías donde se publican. Muchas veces los autores ponen sus libros de manera gratuita para promocionarse (no solamente lo hacen los autopublicados, aunque la mayoría son de ellos).

De igual manera, podrías acudir constantemente a la sección gratuita de Amazon en la que puedes consultar los libros sin costo para ese día, quizás encuentres algo interesante en tu género o de tus autores favoritos.

Amazon no es el único lugar donde puedes encontrar libros del género que más te gusta. En la sección de libros gratis de iBookstore  (previo registro o ingreso) podrás encontrar una selección de libros gratuitos (deberás también tener itunes).



3. Muestras de los autores

Muchos autores, a manera de difusión, ofrecen muestras gratuitas de sus obras. Si un autor nos gusta, es lógico que conozcamos sus sitios en Internet, entre ellos su blog o su web oficial. Allí, podrán acceder al material gratuito que ellos ofrecen, de manera legal y sin acudir a intermediarios que sólo quieren lucrarse con el trabajo de los escritores.

Incluso, algunos autores están en Wattpad, donde se pueden conseguir relatos o novelas completas colgadas por ellos mismos.

También goodreads permite la opción de descarga de libros cuando sus autoras los han pusto allí (gracias por recordármelo, Itxa).



4. Sorteos y concursos

Quizás una de las fuentes más ricas para adquirir libros de manera gratuita son los sorteos y concursos que realizan los autores o los blogs literarios. Mientras me documentaba para este post, logré identificar 7 grupos en Facebook, 6 blogs y 4 autores que realizan sorteos ahora mismo. Si en cada uno de estos lugares se sorteara un libro tendríamos 17 opciones para leer gratis, sin embargo, tanto en los grupos de Facebook como en los blogs se sortean entre 3 y 6 libros, lo cual multiplica las opciones. Es cierto que no todas las personas que se inscriben ganan, pero dado que los sorteos son constantes, la opción de ganar siempre está allí.



Lo que no debes hacer nunca, pero nunca nunca es pedirle a los autores los libros gratis. Piensa que un escritor ha tardado varios meses en escribir el texto, corregirlo, maquetarlo, diseñar la portada, subirlo a las plataformas y publicitarlo como para que un lector le diga, sin ninguna vergüenza, “regálame tu libro en pdf”. Con eso, de alguna manera estas subvalorando todo el trabajo que hay detrás de una publicación. Excusas como “en mi país no se consigue”, “soy menor de edad y no tengo tarjeta de crédito”, “soy muy pobre y no tengo dinero” entre otras, no son recomendables. Lo que quizás puedes hacer (y solo quizás, pues los autores no están obligados a acceder) es ofrecer algo en retribución. Por ejemplo, si eres bueno en el diseño de imágenes, podrías ofrecerle hacer un lote de arts promocionales. Si eres blogger, podrías ofrecer una reseña y cierta cantidad de publicidad (un banner, varias menciones en tu fanpage de Facebook, Twitter, Instagram, etc.). Si el libro no tiene booktrailer, podrías ofrecerle hacer el booktrailer. Si perteneces a grupos literarios en Facebook podrías ofrecerte hacerle publicidad en esos grupos. Siempre puedes ofrecer tu trabajo a cambio del trabajo del autor, pero nunca de manera gratuita, cualquiera que sea tu excusa (claro, como te dije antes, no todos los autores aceptan, ni están obligados a ello). Eso sí, con el serio compromiso de no redistribuir su obra.

¡Y jamás amenaces al escritor! “Si no me brindas una copia de tu novela, me tendré que ver obligado a buscarla por otros medios, y eso no te gustaría” No solo estás despreciando la obra, sino que estás insultando al autor. ¿Maltratarías a tu autor favorito?

Cuando se quiere, se puede.

Leer de manera gratuita y legal sí es posible, eso nos ayudará no sólo a colaborar con el trabajo de nuestros autores favoritos, sino que sentiremos una enorme satisfacción de poder hacer lo correcto.





4 comentarios:

  1. Brenda,
    Estupendo artículo. Tienes toda la razón, querer es poder. Las alternativas actuales para leer gratis son muchas, así que no hay excusa.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, siempre se puede ser honesto si se quiere.

      Eliminar
  2. De nada Brenda, Goodreads es una buena opción para el lector, o bien puede leer on line sea fragmento o libro completo o también bajarlo depende del permiso del autor, el caso es que hay varias opciones para poder leer sin que los ladrones se lucren y sería bueno que los lectores tomen conciencia de esto, tomando tus referencias estoy escribiendo un post en relación que ojalá y sirva. Gracias por tus datos, abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amiga, ya el que hace maldad es porque quiere. Besos.

      Eliminar

Por tu comodidad y la nuestra, los comentarios están moderados y solo aparecerán cuando las irreverentes los hayan aprobado.

Propiedad Intelectual

Todo el contenido del blog está protegido por derechos de propiedad intelectual. Queda rigurosamente prohibida la reproducción parcial o total por cualquier medio o procedimiento, sin la autorización escrita y legal de los titulares del Copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes. Cada autora es dueña y responsable de sus publicaciones y podrá emprender las acciones pertinentes si ve vulnerados sus derechos.

Lo último en los blogs de nuestras irreverentes