miércoles, 24 de febrero de 2016

Branding II: Construyendo la imagen del escritor: naming, identidad filosófica e identidad corporativa


Decíamos en el anterior artículo que como escritores debemos posicionarnos a partir de una marca que sea única y que refleje nuestra identidad. Esto ayudará a fijar nuestra figura en el ámbito en el que nos desenvolvemos.

Además, mencionábamos seis elementos básicos que podemos tener en cuenta a la hora de generar esa imagen y que nos servirán para movernos entre el público y posicionar nuestra marca personal. En este artículo detallaré sobre los tres primeros: naming, identidad filosófica e identidad corporativa. 

Una vez más debo aclarar que no soy una experta en el tema y que lo que aquí mencione será algo muy básico, así que, si ya conoces algo sobre esto, no encontrarás aquí nada nuevo para añadir a tu información.



1. Naming

El primer aspecto se relaciona con la creación de un nombre por el que se va conocer la marca, en el caso de nosotros será el propio nombre (o seudónimo).

Es muy importante decidir si se va a utilizar el nombre real o si se prefiere un nombre literario que se asocie a nuestra producción.

Mucho se ha hablado sobre los pros y los contras de utilizar seudónimo, aspectos bastante extensos para ser tratados aquí. Lo importante, es saber que ya sea el seudónimo o ya sea el nombre real, siempre se mantenga de una misma forma, pues eso podría llevar a confusiones al lector. Por ejemplo, si la primera novela se firma como Pepa Pérez y la segunda como Pepa M. Pérez D. esto podría traer algún tipo de confusión a quien nos lee, incluso plantar la duda si se trata de la misma persona. Parece que no hay un motivo claro para diferenciar por qué en la primera ocasión se utilizó el primer nombre y el primer apellido y en el segundo se hizo alusión también a las iniciales del segundo nombre y el segundo apellido. Si se firma la primera novela con un nombre, lo más recomendable es que se firmen el resto de ellas de la misma manera.

De otro lado, es aconsejable tener un pequeño descriptor sobre nosotros y nuestra actividad. Bastará con una frase corta en la que mencionemos, por ejemplo, el tipo de texto que escribimos. 




2. Identidad filosófica

Se refiere específicamente a nuestra esencia como escritores. Debemos ofrecer información sobre nosotros como:

* Una biografía profesional: debemos contarle a nuestro público quienes somos y a que nos dedicamos. En algunas biografías notamos datos excesivamente personales como a la fecha de nacimiento, el lugar, el nombre real y hasta la cantidad de mascotas que tiene. Todo esto no es estrictamente necesario, aunque a algunos autores les gusta ponerlo para tener una mayor cercanía con el lector. Lo que sí se debe especificar es el tipo de literatura que se escribe, en líneas generales las motivaciones que tuvimos para escribir este género, qué encontrará el lector en nuestra obra.

* Nuestras obras: es importante presentarle al público un esbozo general de lo que hemos escrito que incluya la cantidad de novelas, el género al que pertenecen y la época de la publicación.

* Cualquier otro dato que sirva para posicionarnos como autores: si se ha obtenido algún premio o algún reconocimiento, si se ha participado en algún evento o cualquier cosa que pueda ayudar a conformar nuestra imagen como escritores.

En esa identidad filosófica hay dos elementos que son importantes: la autenticidad y la transparencia. 

*Autenticidad: debemos ser completamente honestos con nosotros y con los demás, no copiar el estilo de otros autores ni adoptar elementos ya creados para una marca propia. Así como somos originales en nuestros escritos también debemos serlo a la hora de presentarnos y presentar nuestra obra. Si se copia el estilo de alguien más, el público lo percibirá inmediatamente y en vez de posicionarnos como escritores únicos y originales, se nos reconocerá por ser la copia de X autor. 

* Transparencia: debemos ser fieles y sinceros con lo que decimos de nosotros mismos: no debemos pretender ser más de lo que en realidad somos. Es importante ser honestos y humildes en nuestra presentación, y por supuesto ser lo más objetivos posibles. Uno de los aspectos menos favorables es compararnos con otros autores o hacer referencia a ellos, por ejemplo: “he estado en la lista de bestsellers por encima de Gabriel García Márquez y de Günter Grass”. En primer lugar, denota poca humildad por parte del autor. En segundo lugar, hay que tener en cuenta que autores como los dos que he nombrado tienen carreras literarias de décadas que no pueden ser menguadas por una ocasión en la que tuvimos la suerte de vender más nuestro texto, y más teniendo en cuenta que somos autores con una trayectoria no tan amplia como la de ellos.

Una de las herramientas importantes para establecer nuestra filosofía personal sería un pequeño catálogo en el que pudiéramos compilar de manera sencilla toda nuestra información de tal manera que cualquier persona pueda acudir a ella y tener una visión amplia sobre nosotros y nuestro trabajo. Este catálogo puede ser presentado a través de un sencillo documento en PDF, una presentación de diapositivas, un vídeo o una presentación online a través de herramientas como Prezi, Issu, entre otras.





3. Identidad corporativa

Se refiere a los elementos visuales que nos dan identidad como puede ser el logotipo, los colores, los tipos de fuentes a utilizar en la publicidad, y todos los elementos visuales que permitirán que nos recuerden a través de una o varias imágenes relacionadas o similares.

Podemos iniciar eligiendo un tipo de letra para escribir nuestro nombre y nuestro descriptor. Podemos continuar eligiendo un color o una combinación de colores que identifique nuestra marca y que puedan ser utilizados en todos los sitios en los que haremos presencia. Por último, podemos elegir una imagen o textura, asociada al color o colores que hemos decidido para nuestra marca. Con estos tres elementos podemos intentar elaborar un logo y unos banners que son los que pondremos en los distintos sitios donde queramos ser identificados.

¿Debemos conservar la fuente, los colores y las imágenes para siempre? No necesariamente, en algún momento puedes decidir que necesitas un cambio de look, así que bien puedes hacerlo cuando quieras. Lo importante es que mantengas los mismos elementos en todos los sitios de tal manera que el público te identifique y asocié tu marca con elementos visuales.




Espero que este breve artículo haya sido de tu agrado y para tu ayuda. En el siguiente artículo hablaré del cuarto criterio que es la visibilidad.




6 comentarios:

  1. De mucha ayuda todo lo que dices querida Mary, yo poco a poco lo he ido haciendo y aprendiendo, gracias por compartir.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Itxa, me alegra que de algo sirva lo que digo. Un abrazo

      Eliminar
  2. Mary gracias por tantos tips. Tus consejos me han ayudado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos consejos. :) Importante mantener una sólida imagen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Martha, me alegra que te sean útiles. Gracias por comentar. Saludos.

      Eliminar

Por tu comodidad y la nuestra, los comentarios están moderados y solo aparecerán cuando las irreverentes los hayan aprobado.

Propiedad Intelectual

Todo el contenido del blog está protegido por derechos de propiedad intelectual. Queda rigurosamente prohibida la reproducción parcial o total por cualquier medio o procedimiento, sin la autorización escrita y legal de los titulares del Copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes. Cada autora es dueña y responsable de sus publicaciones y podrá emprender las acciones pertinentes si ve vulnerados sus derechos.

Lo último en los blogs de nuestras irreverentes